¿Qué pasa con el sexo cuando nos ponemos viejos?

25
238
[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”3.29.3″ custom_padding=”0px||0px|||”][et_pb_row _builder_version=”3.29.3″ custom_padding=”||0px|||”][et_pb_column _builder_version=”3.29.3″ type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.29.3″ hover_enabled=”0″]

El ritmo de actividad sexual, lo marca cada pareja y, si bien puede disminuir la cantidad de veces que se llega al coito, no tiene por qué desaparecer con la edad.

En esta etapa de la vida, los juegos sexuales preliminares adquieren mayor intensidad, alargándose y llegando a ser una relación no coital placentera. A partir de los que va de 60 a los 70 años, es un tiempo maravilloso para aprender que sexo y coito no son lo mismo. Explorar nuevas dimensiones de la sexualidad, hasta entonces desconocidas, contribuirá a una experiencia rejuvenecedora.

 

Sexualidad de las mujeres mayores

La mujer, con la llegada de la menopausia inicia la desaparición de su capacidad procreativa, pero esto no significa jamás la desaparición de la vida sexual. Aquellas mujeres que han practicado sexo sólo para reproducción son las primeras que “archivan” la sexualidad como algo sin sentido.

Con la menopausia, la tensión por un posible embarazo no deseado desaparece. El no uso de métodos anticonceptivos y el final de los ciclos menstruales puede ser el comienzo de una vida sexual más libre y placentera.

La baja de hormonas, fruto de la menopausia, trae aparejada una menor lubricación vaginal; esto puede hacer dolorosa la penetración, pero actualmente se puede solucionar con productos específicos como cremas, píldoras y parches de estrógeno que ayudan a prevenir esta falta de lubricación vaginal. Además, la posible disminución del apetito sexual, consecuencia también de la carencia hormonal, halla solución con un adecuado tratamiento.

 

Sexualidad de los hombres mayores

En el caso del hombre, éste experimenta una disminución de la capacidad procreativa por la baja del proceso de espermatogénesis. El período refractario post-coito se alarga; o sea que, para tener una nueva relación sexual, pasarán varios días. A esto se le suma que la calidad de las erecciones disminuye, tanto en rigidez como en duración.

Los aprecian una disminución de la capacidad sexual; este proceso es lento y progresivo, y lo comienzan a notar a partir de los 35 años.

Aquellos hombres que tienen una vida sexual activa no pierden su capacidad sexual, solo la disminuyen lentamente. Puede ser que, a los 80 años, tengan una relación coital cada tres semanas; esto no significa que esté privado de relaciones sexuales no coitales.

El envejecimiento y el sexo, salvo casos extremos de patologías incapacitantes son buenos compañeros de viaje.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

25 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí