Coronavirus en Argentina: así trabaja y vive una médica de emergencias durante la pandemia

181
967

Gisella Gambetta es una de las profesionales que está enfrentando en primera línea al COVID-19. Cada día sale en una de las ambulancias del PAMI para atender a pacientes con síntomas del virus. Las medidas de seguridad que toma, el trato con los enfermos y el dolor al tener que hablar con los familiares de las víctimas. El video que hizo para mostrar el minuto a minuto de su trabajo

“¿Qué querés ser cuando seas grande?”, le preguntaban en la familia. Y siempre se recuerda respondiendo lo mismo: “Quiero ser doctora”. Gisella Gambetta (33) cumplió sin dudarlo con esa vocación que nació en su infancia. Desde hace 9 años es médica emergentóloga, se dedica a las emergencias sanitarias y actúa sobre una urgencia médica. ”A pesar de que a veces es duro el día a día no me arrepiento de la profesión que elegí, así como tampoco de la especialidad en emergencias. Esto para mí es apasionante”, dice frente a Infobae.

Cuenta que decidió ser medica porque siente que es una manera de poder ayudar al otro, pero también porque seguramente estaba en su ADN: “Mi madre también era médica, y eso influyó en mi elección”, señala. “Es imposible no marcar la herencia que recibí de mi mamá. Se me llenan los ojos de lágrimas de la emoción y de tristeza a la vez porque la perdí hace poco… Hemos sido hasta compañeras de guardia en las ambulancias de Pami de la base de Quilmes, como también en el Hospital Argerich. Compartíamos no solo el amor por nuestra profesión sino la clara convicción y defensa de la salud pública, de concebir la salud como un derecho inalienable al ser humano”, reflexiona emocionada.

Gisela Gambetta con el protocolo de seguridad
Gisela Gambetta con el protocolo de seguridad

Gisella creció viendo que no todo era color de rosa en la vida de los trabajadores de la salud, pero cree que la satisfacción de poder curar, aliviar, contener y acompañar a sus pacientes compensa todo lo anterior. “Esta pandemia la estoy viviendo con la tensión necesaria como para estar atenta para procesar toda la información y así tener un manejo correcto con nuestros pacientes. Por momentos uno se agobia de estar constantemente con el mismo tema, prendés la tele y sigue lo mismo que ves en tu trabajo, pero es comprensible frente a todo lo que estamos viviendo no solo en nuestro país sino a nivel mundial”, detalla Gambetta.

Gisela Gambetta con sus compañeros en el hospital
Gisela Gambetta con sus compañeros en el hospital

La palabra miedo no existe en el vocabulario de Gisella. “Sentir miedo es difícil en el caso de mi especialidad, que comprende la medicina de emergencias y aún más si te desempeñas en el área de ambulancias, del prehospitalario como le decimos nosotros. Sabemos que de por sí ya es un trabajo con alta exposición, al igual que las guardias del hospital y el shock room, que son los lugares naturales que generalmente ocupamos los emergentólogos. Es por eso que creo que difícilmente podamos sentir miedo por nosotros, ya que uno se acostumbra a un medio hostil de trabajo”.

Desde que comenzó la pandemia de COVID-19 Gisella dejó de ver a su familia. Tiene un padre de 65 años y su hermana con dos hijos pequeños, y le da miedo contagiarlos. Solo convive con su pareja en Quilmes y toma todos los cuidados para no contagiarlo, en el caso probable de estar en período asintomático del virus.

“Con el tema de los cuidados -sin entrar en obsesiones- soy meticulosa con la vestimenta. Apenas llego de mis trabajos, directamente me quito toda la ropa y calzado en un lugar ya predeterminado de la casa, le digo el ‘area sucia’ (los que trabajamos en salud sabemos que así se dice también en el hospital) y va todo directo al lavarropas. Además limpio la suela del cazado con alcohol. Por otro lado, hago un estricto lavado de manos al llegar y desinfecto los elementos que utilizo frecuentemente como el celular. Por último, me doy una ducha. Una vez que finalizo todo recién ahí me acerco a mi novio. Él ya conoce el protocolo interno de la casa, me acompaña y ayuda mucho en todo esto”, describe la médica.

Gisela Gambetta (centro) con sus compañeros en el hospital
Gisela Gambetta (centro) con sus compañeros en el hospital

“Lo más terrible que me ha sucedido es tener que trasladar en ambulancia a un paciente adulto mayor en una guardia de PAMI que agravó mucho su cuadro respiratorio por miedo a consultar cuando iniciaron los síntomas. La verdad estaba muy mal. Me da muchísima pena porque los tiempos de la enfermedad son importantes y poder detectar a tiempo una infección, y tratarla en una población vulnerable, puede definir muchas veces la vida del paciente. La gente está muy asustada, vemos muchos casos de crisis nerviosa y de hipertensión arterial provocados, entre otras cosas, por la angustia que crea este contexto de pandemia”, dice reflexiva.

En la ambulancia, vestidos para ir a buscar a un paciente
En la ambulancia, vestidos para ir a buscar a un paciente

Gambetta piensa que hay cuestiones esenciales que se han puesto arriba de la mesa nuevamente y que parecían olvidadas: “Una de ellas es que sin salud no hay nada mas, de la muerte nadie regresa”, dice.

“Parece obvio, pero creo que la vorágine en la que vivimos a veces nubla un poco lo que es importante de la vida. Y me parece que dentro de esta gran crisis puede haber una oportunidad para refundar el rol del Estado y de la salud. Y repensar dónde estamos parados los trabajadores de la salud, que somos protagonistas centrales, y cuáles son nuestras condiciones de trabajo, que va directamente relacionada a la atención de nuestros pacientes”.

Mientras se pone el equipo de protección para atender una emergencia, concluye reflexiva: “Espero que después de todo esto podamos discernir lo realmente importante y vital para la humanidad. Que a raíz de esta cuestión podamos contar con una sociedad mejor, más equitativa. Que el acceso a la salud no debe responder a las leyes de mercado y, sin caer en utopías, cito una frase de Eduardo Galeano: ‘La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Entonces ¿Para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar’¨.

Infobae

181 COMENTARIOS

  1. hello there and thank you for your information – I’ve
    definitely picked up anything new from right here.
    I did however expertise some technical issues using this website, as I experienced to reload the website lots of times previous to I could get it to load correctly.
    I had been wondering if your web host is OK? Not that I am complaining, but slow loading
    instances times will sometimes affect your placement in google and can damage your high-quality score if advertising
    and marketing with Adwords. Well I am adding this RSS
    to my email and could look out for a lot more of your respective interesting content.

    Make sure you update this again very soon.

  2. This is the right blog for anyone who wishes to find out about
    this topic. You know a whole lot its almost hard to
    argue with you (not that I personally would want to…HaHa).

    You certainly put a brand new spin on a topic that has been discussed for many years.
    Wonderful stuff, just great! 0mniartist asmr

  3. I have been browsing online more than 4 hours today,
    yet I never found any interesting article like yours. It’s pretty worth enough for me.
    In my opinion, if all webmasters and bloggers made good content as you did, the internet will be much more useful than ever before.
    asmr 0mniartist

  4. Please let me know if you’re looking for a article author for your
    weblog. You have some really great articles and I believe I would be a good asset.

    If you ever want to take some of the load off, I’d love to write
    some content for your blog in exchange for a
    link back to mine. Please send me an e-mail if interested.
    Thanks! 0mniartist asmr

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí